Primeros pasos, primeras impresiones, por David Orduña (I)

IMG_20160706_183451Soy David Orduña, voluntario del proyecto los meses de julio a diciembre, como profesor de trompeta. Voy a contaros mis impresiones iniciales, transcurridas tres semanas.

La aventura, nunca mejor dicho, comienza el 29 de junio. Justo la noche anterior, se había producido el lamentable atentado del aeropuerto de Estambul, y nosotros viajábamos con Turkish, así que tuvimos que pasar una odisea de idas y venidas por el aeropuerto (con todos los instrumentos que llevábamos para el proyecto) hasta que al fin nos consiguieron un vuelo con la compañía Emirates, vía Dubai. Obviamente, el ser un grupo bastante numeroso (8 voluntarios) dificultó encontrar un vuelo con plazas para todos. Pero finalmente llegamos a Kampala, donde pasamos dos noches, ya que había que realizar diversas gestiones. Una vez realizadas, nos dirigimos a nuestros destinos.

Aritz Azparren, director del proyecto, se quedó con el grupo de voluntarios de Adjumani, para organizar éste, que es un emplazamiento nuevo para el proyecto. Los cuatro voluntarios restantes nos dirigimos a Moyo, donde nos esperaba el personal del Murtipurpose Training Center y otros dos voluntarios en el que va a ser nuestro hogar y centro de trabajo los próximos 5 meses. Su acogida fue realmente calurosa, e hicieron sentirnos como en casa desde el primer minuto.

Supuestamente el comienzo de las clases se iba a demorar varios días después de nuestra llegada. Básicamente porque Aritz debía quedarse en Adjumai para echar a andar el nuevo proyecto, y todavía había que configurar horarios, grupos, etc… después de visitar los colegios.

Sin embargo, se habrían de producir dos acontecimientos que cambiarían nuestra supuesta plácida llegada:

Por un lado, en una semana, la banda de la escuela debía tocar en un acto en el que haría presencia el nuncio papal, en Adjunami. Para ello, debían aprender en tiempo récord el himno pontificio (otro día os hablaré de los ugandeses y su pasión desmesurada por los himnos).

Por otro lado, parece ser que nuestra llegada había despertado entre muchos niños una gran expectación. Mi sensación al llegar es que estamos ante un proyecto muy asentado socialmente, dadas las expectativas creadas.

La suma de ello produjo un dulce caos de niños pululando por el recinto del Multipurpose, que hará las veces de escuela. Por un lado, niños que ya llevan un año en la escuela, ávidos de conocer a sus nuevos profesores, y de practicar un rato por los jardines. Por otro, los más mayores, con los cuales había que realizar un trabajo contra el reloj y con la dificultad de que, al no haber comenzado el curso oficialmente, aparecían para trabajar el nuevo himno cuando Dios se lo daba a entender.

Y por otro, una cantidad de niños, y sobre todo niñas, que aparecían por medio del boca a boca, interesados en aprender música, curioseando por las clases y probando, si había tiempo, instrumentos con los profesores.

A pesar del desconcierto y del caos, puedo decir que el objetivo de estos días ha sido cumplido. Los chavales de la banda tocaron más que dignamente el himno pontificio y esta semana hemos empezado las clases con overbooking de gente nueva, con muchas ganas de empezar.

Pero sobre todo, lo que más reconforta y hace dejar de lado las dificultades es la tremenda ilusión que cada momento vemos en las miradas de estos maravillosos niños y en la calidez con que sus gentes nos han acogido.

Anuncios

Comienzo sobrecogedor

2016-7-21Desde luego que no es fácil poner las cosas en marcha en Uganda. El ritmo vital es otro y pareciera que siempre mañana es mejor día para hacer las cosas. Además, muchas ocasiones faltan ciertos recursos, como puede ser la luz eléctrica. Por lo tanto, no hay más remedio que salir a la calle, donde hay más luz. El único problema es que, aunque al principio se quedan intimidados y muchos no se atreven a participar, la espectación generada al final es enorme. No podemos ni de lejos asumir a todo el alumnado que se presenta a nuestro alrededor. Estamos completamente sobrepasados. En la foto, aunque no se vea, nuestra profesora Cristina está en medio de un pequeño tumulto de curiosos en Adjumani. Lógicamente, nunca podremos atender a toda la población de primaria, pero esperemos ser capaces de mantener el proyecto en marcha y poder ampliar nuestro alumnado.

Poniéndonos en marcha

Ha pasado mucho tiempo, pero por fin ha llegado el momento de retomar la actividad en Uganda. En esta ocasión, no sólo continuaremos nuestra labor en Moyo, sino que iniciaremos una segunda sede en la localidad de Adjumani. Sirva esta sencilla entrada como saludo para todo el mundo. Os iremos contando el devenir del proyecto. Mientras tanto, os mostramos una foto del grupo de Adjumani a su llegada y del grupo de Moyo celebrando los Sanfermines desde la distancia con algunos amigos.

IMG_20160704_183528

IMG-20160707-WA0002