Ya tenemos pianos

P1020005Nuestro proyecto podemos decir que pertenece a muchas personas y colectivos. Ya tenemos varios instrumentos donados por personas que han decidido apoyarnos de manera concreta, a través de instrumentos de segunda mano en buen estado. En este caso, la Escuela de Música Luis Morondo de Barañain nos hizo entrega de dos pianos eléctricos que enviamos a Moyo. Ya están en sus correspondientes destinos: uno en Moyo y otro en Lodonga. No sólo nos servirá para dar clases de piano, sino que también será una herramienta de trabajo para lenguaje musical de la que no pudimos disponer el año pasado.

Otra escuela que ha prestado ayuda a Vura Music Project es Joaquín Maya, de Pamplona. Solicitaron a las familias apoyo económico para nuestra iniciativa y el dinero ha sido empleado para pagar parte de los costes de envío del material.

No podemos sino expresar nuestra alegría y satisfacción ante la gran cantidad de apoyos que recibimos.

Anuncios

Reunión en Lodonga

Lodonga 2 Ya que uno de los objetivos es empoderar a la población local de tal manera que su dependencia de profesores ajenos sea menor, consideramos importante, si no primordial, trabajar con los profesores de música de las distintas escuelas alrededor. Sin embargo, el año pasado vimos que sería posible ir más allá y trabajar en el seno de la Escuela de Magisterio St. John Bosco, situada en Gulu. Aunque no nos fue posible empezar el año pasado, durante los meses de estancia en casa pudimos seguir en contacto con director de esta escuela, Hillary Kago, y acordar nuestra participación en sus actividades. Por este motivo, para poder concretar el trabajo que realizaremos  cómo lo llevaremos a cabo, ayer fuimos allí junto con Nagore, la que será su profesora.

El recibimiento fue excelente, como siempre lo es por estas tierras. Esa misma tarde parte del alumnado estaba preparándose para una suerte de competición que tendrá lugar en Gulu el próximo fin de semana. En dicho concurso se cantan canciones de corte tradicional, así como otras de estilo “occidental”. Fue un placer verles cantar y bailar, pero mayor fue el placer de verles disfrutar de lo que hacían.

Temíamos que el encargado de música en este centro, Robert Asiku,Lodonga 1 pudiera sentirse invadido y fuera reacio a colaborar con nosotros, pero nada más lejos de la realidad. Aunque nos planteamos nuestras clases como un trabajo extracurricular, el propio Asiku nos invitó a alternar la dirección de las clases oficiales, asumiendo nosotros la responsabilidad en semanas alternas. Resulta muy gratificante ver gente con esta actitud. Esperemos estar a la altura de las circunstancias cuando mañana empiece el trabajo.

Regreso a casa

Bienvenida 2015Por fin hemos llegado a Uganda. Durante los últimos meses todo el trabajo realizado ha estado dirigido a la comunicación del proyecto, conseguir los apoyos necesarios para poder seguir adelante y a contactar con los posibles participantes en calidad de voluntarios. Las cosas han ido bien en todos los sentidos, por lo que ya sólo faltaba volver a “casa”. Nosotros ya conocíamos la manera amable de ser de los vecinos de Moyo, pero para nuestros tres profesores, Paola Bermúdez, Nagore Etxaburu y Sergio Arrué, todo es nuevo y se han visto muy gratamente sorprendidos.

Todo el mundo nos recibe con cantos y bailes, lo cual es de agradecer. El coro de misa preparó una pequeña fiesta para nosotros en el Centro Multiusos (donde se desarrollan nuestras clases) y la escuela de primaria Moyo Boys nos recibió en bloque, con todos sus estudiantes y profesores en el patio. Es una gran noticia para nosotros ver que en esta escuela por primera vez tienen un taller de danza “Mure”, tradicional de los Madi, ya que el folclore en líneas generales está muy abandonado. Y he de decir que, a pesar de que para un servidor nada es nuevo, lo que iba a ser una sencilla nota de aviso en Facebook para indicar que comienza nuestra labor en el terreno, se ha convertido en una nueva entrada de blog. Es la emoción la que habla, la que nace del calor humano y supera incluso al del sol. Aquí estamos, con ganas de trabajar y con una comunidad expectante, agradecida y sonriente.

El comienzo de nuestra labor será lento, pero sabemos que una vez todo se ponga en marcha no dejará de rodar.